ࡱ> kmj[ zFbjbj 4ΐΐD>5IIIII]]]8a$].vvv$&IvvvvvIIv*IIvKQ &~U]A0.IHHQHIQHvvvvvvvvvv.vvvvHvvvvvvvvv : 8Card. Carlo Mara MARTINI EL KERYGMA: QUE OBRA Y QUE ES Tambin hoy, antes de nuestra meditacin sobre el Evangelio de Lucas, hagmonos una pregunta: en mi vida qu es lo que ms me obstaculiza para obtener lo que deseo? Antes de seguir reflexionando sobre cmo se forma el evangelista para proclamar el kerygma, conviene hacer una meditacin sobre el anuncio mismo. Suponiendo el contexto de Lucas en Hechos, quiero expresar las cosas en dos momentos: en un primer momento nos preguntamos qu obra el kerygma, y en segundo momento nos preguntaremos qu es el kerygma. 1- Qu obra el kerygma? Obra todo aquello que sucedi al final del coloquio de Jess con los discpulos de Emas (Le 24, 13-35). Suceden cosas que cambian interiormente a la persona, y le presentan un nuevo horizonte, una nueva respiracin. Todo esto se describe de varias maneras: primero, se abren los ojos (v. 31); segundo, arde el corazn dentro del pecho (v.32); tercero, se van corriendo a anunciar a otros (v. 33) el mensaje que no se puede contener y que hay que comunicar; cuarto, encuentran a los otros reunidos y a todos les comunican la palabra (v. 35). Muchas otras cosas se podran sacar de la Escritura, pero aqu hemos concretado algunas para mostrar el cambio que el anuncio de la Buena Nueva produce en el hombre. Apertura de los ojos, ardor del corazn, deseo de comunicar a otros, deseo de formar comunidad. Cada uno puede profundizar estas indicaciones sea con la propia experiencia, sea con la experiencia ile los dems. En donde suceden estas cosas hay verdadero anuncio evanglico, en donde no suceden hay tristeza de los dos de Emas; hay sentido de pesadez, de temor del futuro, de frustracin; y entonces quiere decir que no hay anuncio evanglico, o tambin que no se expresa como tal. Quiero subrayar la situacin particular de esos dos discpulos porque presenta una realidad ejemplar de la vida cristiana; ellos tenan ya todo desde el momento en que estaban caminando: tenan la palabra del kerygma, tenan el objeto central del kerygma, es decir, Jess vivo con ellos, pero no tenan ni los ojos abiertos, ni el corazn ardiente, y entonces vivan mal, sin ver nada, sin darse cuenta, sin comprender, porque el kerygma es esta apertura de los ojos, este reconocer que en la situacin que estamos viviendo, Dios se ha manifestado y nos ha descubierto horizontes inesperados. El kerygma produce una transformacin interior que llena de alegra. Podemos imaginar toda la comunidad reunida con los Once mientras resuena el anuncio de que en realidad el Seor ha resucitado y se ha aparecido a Simn. Nos parece ver esta comunidad que exulta, irradia serenidad, explota de alegra an exteriormente. Conoc un joven que vena de una experiencia del Evangelio muy lejana y que, despus de haber recorrido un camino y haber intuido qu significaba para l el Evangelio, me deca con gran sencillez: es como si comenzara a vivir ahora y todo me parece nuevo, todo me parece bello, todo me parece grande, veo la vida con otra mirada! Recuerdo tambin otra persona que haba recorrido un camino importante de fe, despus de una situacin muy difcil, y que deca precisamente esta frase de los Hechos: es como si abriera los ojos y viera todo un mundo que no intua y que no imaginaba. Son los efectos del kerygma. El efecto del kerygma es precisamente esta explosin de alegra que se expresa aun exteriormente y que nosotros podemos constatar cuando encontramos experiencias de personas que llegan a esta madurez. Es la palabra de Dios, la vida de Cristo resucitado que, cuando entra dentro de nosotros, nos cambia la vida y nos permite ver las cosas, los horizontes, las situaciones en un orden distinto, un orden que ya exista antes, y uno se maravilla por qu antes no lograba verlo. Es algo as como ver las montaas y probar un sentido de pesantez, de temor, porque las vemos en la oscuridad de la noche; despus, cuando el alba abre el horizonte, se descubre toda la belleza de los colores, de las luces, de las nieves, y uno se maravilla. Esto es lo que el kerygma produce en nuestra vida, es el efecto de la Buena Nueva que se ha recibido. 2- Qu es el Kerygma? Los invito a releer las pginas de los Hechos de los Apstoles y las del Evangelio que nos lo presentan. Lucas es el evangelista del kerygma, y todo el tercer Evangelio es, enteramente, kerygma, anuncio de salvacin. Pero Lucas expresa el anuncio aun en formas sintticas, ms breves: son los llamados discursos misioneros de los Hechos (cf. Hch 2;3;10;13). Se trata de cuatro grandes discursos que, junto con otros discursos menores, constituyen la exposicin del anuncio evanglico de salvacin. A ms de estas exposiciones en forma sinttica directa hay otras en forma indirecta como cuando los Hechos de los Apstoles narran lo que acontece en una comunidad transformada por la Palabra; entre estas, las ms conocidas son las descripciones sobre la comunin y la comunidad, por ejemplo en Hch 2, 37-48 en donde se describe cmo cambia un grupo de personas cuando verdaderamente ha recibido en s la Buena Nueva. Subrayo aquellos que para m son puntos determinantes y cualitativos del anuncio sinttico del kerygma, puntos que evidentemente pueden expresarse de muchsimas otras maneras. Ay de nosotros si furamos simples repetidores del kerygma, si no hiciramos sino repetir, en los sermones a la gente, las palabras bblicas tales cuales: puede ser que en ciertas situaciones, sobre todo para quien no est preparado, no suenen bien. Pero para nosotros es importante captar cules son los momentos estructurales del anuncio, los que siempre entran, de un modo o de otro, en la palabra que proclamamos o decimos o sugerimos discretamente segn las circunstancias cuando hacemos obra de iluminacin evanglica de los corazones, cuando somos no solamente pastores de una comunidad, sino proclamadores evanglicos de una esperanza a quien no tiene esta esperanza y tiene mucha necesidad de ella. El discurso de Pedro en Hch 2, 14-36 lo hizo "en pie con los Once, alz su voz", es decir, es algo que uno proclama con toda el alma porque lo vive profundamente, cree en ello, no es una propuesta hipottica. Partiendo del esquema de estos discursos (Leer Hch 2, 14-36), quiero enumerar cuatro elementos particularmente significativos por el hecho de que sealan las realidades sobre las que se basa esta comunicacin de la Buena Nueva. Los efectos del kerygma: El Dios para mi El primer elemento es un pronombre que se encuentra en el v. 16. En griego es tout estn: esto que ustedes ven es lo que dijo el profeta. Es un modo de expresarse que vuelve en los discursos: "lo que ustedes ven significa 'esto' ", 'esto' es el significado de la experiencia que estn haciendo ustedes. En el captulo 3 se dice: " 'este' cojo curado significa que Dios ha glorificado a su Hijo". El primer elemento del anuncio es la referencia a una situacin vivida, presente. El kerygma parte de una experiencia que el hombre est haciendo, se refiere a una situacin que, tanto yo que hablo como la persona que me escucha, estamos viviendo. Quiere decir que esta palabra evanglica no es nunca una palabra que se dice en abstracto: Cristo resucit, de acuerdo: qu quiere decir, qu me dice a m? Cristo nos liber de nuestros pecados: qu tiene que ver esto con mi vida? Se parte de una situacin que la persona est viviendo y en la cual se puede ver un signo de la potencia de Dios. El signo ser diverso: en el discurso de Pentecosts es el hablar entusiasta de los Apstoles en lenguas; en el discurso de Hechos 3 es la curacin del cojo; en el discurso de Hechos 10 es la misin providencial de Pedro a la casa de Cornelio; en el discurso de Hechos 13 es el mismo anuncio de Pablo que llega a Pisidia. Entonces, aun la fe del anunciador, la certeza, que tiene el anunciador, que la situacin que est viviendo una persona es susceptible de diversa interpretacin que muestra el aspecto salvfico, que manifiesta en ella la gloria de Dios; siempre hay algo unido a la persona que est escuchando. Hay para ti una buena noticia, tu vida puede ser distinta, se puede ver tu problema con otros ojos, te equivocaste al juzgar as tu situacin, hay una va de salida para ti; lo que t esperas, lo que t deseas, lo que t quisieras que fuera as, es as, yo te lo puedo anunciar y proclamar. A menudo la situacin de unin con la vida de quien escucha es, concretamente, una comunidad cristiana viva, una experiencia viva de cristianismo, una experiencia de acogida a los pobres, de servicio de la justicia, de amor, de perdn fraterno, de alegra vivida en una comunidad. Una de las impresiones que tuve en la visita a frica fue que esas comunidades cristianas evidencian la alegra comunitaria hasta en las liturgias, que duran horas y horas, llenas de cantos, fiesta, sentido de exultacin; y as se convierten en un punto de atraccin para los que todava no son cristianos y que van igualmente a Misa, porque los atrae este modo de vivir, esta experiencia diversa, esta atmsfera de serenidad que invade la vida e, instintivamente, preguntan por su significado. El segundo elemento es la presencia de Dios en accin. "El Dios de nuestros Padres, el Dios de Abra-hn, de Isaac, de Jacob ha glorificado a su Hijo Jess" (Hch 3, 13). Reflexionemos un momento sobre la importancia de este recurso a la accin de Dios, sujeto activo del kerygma. Qu significa para la vida de la persona que escucha? Dios tiene en mano tu vida, no te ha abandonado, Dios te tiene presente, t eres importante ante l: es decir, debemos actualizar esta expresin del kerygma para nosotros, para m. El Dios de nuestros Padres, de Abrahn, de Isaac, de Jacob, el Dios de Jesucristo, el Dios de las personas que me han educado en la fe, de mis padres, de mis sacerdotes, el Dios que desde siempre en la historia de mi tradicin, de mi vida, est cerca de m, ahora, aqu, se manifiesta a m. Se trata, pues de reencontrar aun unindose a la tradicin anterior la confianza de que ese Dios que ha obrado en la historia, que resucit a Jess, que ha suscitado los santos y las personas que nos han educado en la fe es "nuestro" Dios, Aquel que ahora est presente en mi vida para esta accin de salvacin. El tercer elemento: este Dios trastorna las apariencias. Releamos algunas de las frases del captulo 2: "Ustedes ... lo mataron clavndolo en el patbulo. Pero Dios lo resucit liberndolo de las ligaduras de la muerte". El rechazado ha sido glorificado, el que pareca rechazado por los hombres ha sido elevado. Dios ha trastornado las apariencias humanas, ha transtornado el modo de ver de los hombres, glorificando a Jess. Reflexionemos sobre la importancia de esta sencilla anotacin: "Dios ha trastornado las apariencias humanas, las ha revolcado", porque precisamente aqu es donde cada uno de nosotros espera un mensaje. Las cosas parecen salir de un modo que causa desconfianza, derrotismo, desaliento, sentido de inutilidad: no hay que detenerse aqu, Dios es capaz de trastornar la situacin de tu vida, as como cambi la situacin, el juicio humano de la vida de Jess. Noten la importancia de este principio si lo aplicamos a tantas pginas del Evangelio de Lucas: "Bienaventurados los pobres . . . bienaventurados ustedes los perseguidos . . . bienaventurados ustedes que lloran . . .". El Seor viene para cambiar las apariencias humanas, para cambiar las realidades de injusticia, de sufrimiento, y para crear una nueva posibilidad de existencia en las cosas que aparentemente nos aplastan. Viene para dar el espacio de un mundo nuevo en estas realidades cuya consideracin nos parecera sofocante y repugnante; viene para crear en mi interior, partiendo de m, de mi comunidad, un vuelco de valores que da una nueva esperanza de existencia. Todo esto se puede expresar de muchas formas: tengo la conciencia de estar muy lejos de la realidad del kerygma diciendo lo que digo, pero slo quiero invitarlos a entrar en esta realidad para poderla luego volver a expresar de modo propio. La intervencin desconcertante de la potencia de Dios, que resucit a Jess, nos da una nueva esperanza para configurar la vida del hombre de diversa manera: precisamente en lo que ahora te parece ms duro se puede revelar inmediatamente, por la potencia de Dios, tu resurreccin, tu paso a modos de experiencia de vida inesperados. El cuarto elemento: es la persona misma de Jess que te viene al encuentro y te hace arder el corazn con su modo de hablar, con su modo de acercarte, en formas humanamente conjeturables, y te cambia la mentalidad y la vida. Esta capacidad del hombre para percibir la presencia de Jess cerca de s es algo que debemos, ante todo, experimentar y vivir nosotros: este estar con l que nos permite, a un cierto momento, poder hacer sentir a otros la fuerza de la experiencia. Los dones del Espritu Finalmente, quiero subrayar un aspecto ms: la presencia de Jess se realiza por medio de un don que es una nueva vitalidad desde el interior y es el don del Espritu. Por tanto, el kerygma, partiendo de la situacin presente del hombre, poniendo en ella la accin poderosa de Dios, presenta a este Dios que cambia las situaciones humanas resucitando a Jess, que es capaz de cambiar tu vida y pone dentro de ti una vitalidad, una nueva potencia para obrar, que es el don del Espritu. El kerygma termina siempre con la realidad del Espritu que nos cambia desde el interior. Todo esto se expresa de muchas maneras: con las palabras "el Espritu Santo que ha prometido el Padre", o tambin con el trmino "afesis amartin", es decir, la remisin de los pecados. Eso significa, precisamente, quitar de tu vida todo lo que te es de peso, lo que te aplasta, lo que no te permite expresar tu espontnea vitalidad tal como lo deseas. Quitar de la vida esos obstculos, esos pesos, esos cierres que no te permiten ser t mismo y te hacen descontento. La potencia del Espritu es esta nueva vida que transforma: no se puede decirlo simplemente con palabras: es la experiencia vivida del evangelista, de la comunidad cristiana viva, lugares en los cuales se palpan con mano las transformaciones de la fe, de la caridad, del desinters, de la paciencia, de la atencin al ms pobre, del espritu de responsabilidad, de la valenta contra la muerte. Realidades todas estas que manifiestan el Espritu vivo y permiten decir que el Espritu est presente. Aqu basta poco, no es necesario mostrar obras clamorosas. Seguramente hemos tenido varias veces la experiencia: un verdadero acto de caridad, de perdn, de desinters, para abrir los ojos hacia este nuevo modo de vivir. Existe otro modo de vivir, de pensar, de amar, de creer, de estar contentos, y este otro modo es para ti. Es difcil expresar el kerygma de palabra, porque contiene toda la complejidad del hombre redimido, de la potencia de Dios que le viene al encuentro, de Cristo resucitado, del Espritu que ha sido dado. Pero tratemos de preguntarnos en qu medida los aspectos ms significativos del anuncio que hemos meditado estn presentes ante todo en nuestra vida y no tanto en nuestras palabras: en qu medida nos dejamos transformar por esta potencia del Resucitado, del Espritu de Dios que cambia las situaciones; cmo confiamos totalmente nuestra vida al Dios de los padres que interviene para no dejarnos solos en las pruebas presentes, en las situaciones de responsabilidad, sino para estar con nosotros, para vivificar y dar alegra. Pidmosle, pues, al Seor que nos manifieste verdaderamente, en la lectura de la Escritura y en la adoracin silenciosa, todo lo que l es para nosotros, para que podamos comprender y conocer hasta el fondo el kerygma, tal como se expresa en nuestra vida. Tomado de: MARTINI, Carlo Mara, El Evangelizador en San Lucas, San Pablo, Madrid, 2008.      PAGE \* MERGEFORMAT 5 '9:;m I }  ? @ Y o |pdXp|I=ph\@aJmH sH h\5@\aJmH sH h\@aJmH sH h\@aJmH sH h\@aJmH sH h\h\5@\aJmH sH h\5@\aJmH sH h\5@\aJmH sH h\@aJmH sH h\aJmH sH h\CJmH sH h\5CJ\mH sH h\5@CJ\mH sH h]5@CJ\mH sH h]mH sH 9:;? @ 4 z { YZLM$a$gdL$a$gd]$a$gd] 3 4  4 i {  } ²p`P@0h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH %h\5@B*\aJmH phsH !h\5B*\aJmH phsH h\B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@aJmH sH h\@aJmH sH h\@aJmH sH h\h\aJmH sH h\@aJmH sH  %;oqrJ~ξΪΊu`M8MuM(h]h\5@B*aJmH phsH $h]h\5B*aJmH phsH (h]h]5@B*aJmH phsH (h]h\5@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h]@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h]h\@B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\LXYZîjWB2"h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH (hLh\5@B*aJmH phsH $hLh\5B*aJmH phsH (hLh]5@B*aJmH phsH (hLh\5@B*aJmH phsH h]h^65"h\5@B*aJmH phsH (h]h\5@B*aJmH phsH (h]h\5@B*aJmH phsH $h]h\5B*aJmH phsH (h]h\5@B*aJmH phsH  '0X\5M4gϿ}m]}}]O?hL@B*aJmH phsH hLB*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH h\h\@B*aJmH phsH hL@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH hL@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH g8qG~#%KMd˽o__QM:%h\5@B*\aJmH phsH h\h^6B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH hL@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH hLB*aJmH phsH hLhL@B*aJmH phsH hL@B*aJmH phsH hL@B*aJmH phsH d U3g9ϿϿϪscsSssEsh`B*aJmH phsH h`@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH h\h\@B*aJmH phsH (hG{h\5@B*aJmH phsH (hG{h\5@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH /enB >q}ѼwgTgDg4h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH %h\5@B*\aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH (hG{h\5@B*aJmH phsH (hG{h\5@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH ~Q R 7!8!9!b!c!""H%((++--N0O02488:::$a$gdPph$a$gd]}3 O Q R ^ z ܷ엇wgYK=Y-h\@B*aJmH phsH hSrCB*aJmH phsH hG{B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH hSrC@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h`@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h`@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH (hG{h\5@B*aJmH phsH h`@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\ !7!8!9!R!b!c!!!!2"m""""&#E#[#׿ۗߗyu_I7"h\>*@B*aJmH phsH +hG{h\5>*@B*aJmH phsH +hG{h\5>*@B*aJmH phsH hSrCh\@B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH /hPphh\5@B*CJ\aJmH phsH /hPphh\5@B*CJ\aJmH phsH hPphh\h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH [#####.$G$d$i$$$$$%ξrbRB-(hSrCh\5@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH hSrC@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH hSrCB*aJmH phsH h\B*aJmH phsH hSrC@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH hSrC@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH "h\>*@B*aJmH phsH h\>*B*aJmH phsH  %%%6%G%H%K%|%}%%%%%&G&w&î|l\|L.hSrCh\5>*@B*\aJmH phsH .hSrCh\5>*@B*\aJmH phsH +hSrCh\5>*@B*aJmH phsH hSrCh\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH hSrChSrC5"h\5@B*aJmH phsH ,,K,,,,,,,-L----̼r]H3(hSrCh\5@B*aJmH phsH (hSrCh\5@ B*aJmH phsH (hSrCh\5@ B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH (hSrCh\5@B*aJmH phsH (hSrCh\5@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH %h\5@B*\aJmH phsH  ---.U.....//'/0/Y/[/\/ʺڧm]H5$hSrCh\5B*aJmH phsH (hSrChSrC5@B*aJmH phsH h\@ B*aJmH phsH (hSrCh\5@ B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH (hSrCh\5@B*aJmH phsH %h\5@B*\aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH hSrC"h\5@B*aJmH phsH \/d/////////00'0N0O0h0q[qWA+hSrCh\5>*@B*aJmH phsH hSrC+hSrCh\5@ B*\aJmH phsH (hSrCh\5@ B*aJmH phsH (hSrCh\5@B*aJmH phsH $hSrChSrC5B*aJmH phsH $hSrCh\5B*aJmH phsH (hSrCh\5@ B*aJmH phsH (hSrCh\5@B*aJmH phsH (hSrChSrC5@B*aJmH phsH h000000001M11112>2G2н}m]M}8(hSrCh\5@B*aJmH phsH h\@ B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@VB*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH %h\5@B*\aJmH phsH .hSrCh\5>*@B*\aJmH phsH .hSrCh\5>*@B*\aJmH phsH G2x2}2222243k333 4?4q444 5C5w555G6z6667F7ƶtdtTtdtdDh\@B*aJmH phsH h\@ B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH (hSrCh\5@B*aJmH phsH (hSrCh\5@ B*aJmH phsH F7x7778A8u88888889Ͽw_L7(hSrCh\5@ B*aJmH phsH %h\5@B*\aJmH phsH .hSrCh\5>*@B*\aJmH phsH +hSrCh\5>*@B*aJmH phsH hSrCh\B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@ B*aJmH phsH h\@ B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH  99O99999:S::::::ydO:6%6!h\5@B*\mH phsH h\(hSrCh\5@B*aJmH phsH (hSrCh\5@B*aJmH phsH (hSrCh\5@B*aJmH phsH $hSrCh\5B*aJmH phsH (hSrCh\5@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@ B*aJmH phsH (hSrCh\5@ B*aJmH phsH (hSrCh\5@ B*aJmH phsH (hSrChSrC5@ B*aJmH phsH  ::U;<>@@ABBDEECFDFFFGFIFJFLFMFOFPFQFRFnF$a$gd8`\$a$$a$gd]$a$gd]::;C;T;U;;;; <T<<<<<<.=0=_=t====>5>}mXHh\@B*aJmH phsH (hKh\6@B*aJmH phsH hK@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH 5>8>j>>>>+?c???@:@p@@@@@@@*A^AAAAABB9BkBB˻ύˍ˻}ˍydOd(hKh\5@B*aJmH phsH (hKh\5@B*aJmH phsH hKh\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH hK@B*aJmH phsH BBBC9CC>DpDDDDDE-ELEEEEEE#F%FCFDFEFGFHF˽˽y˝i]T]PHDHh%jh%Uh]h]5CJaJhn6h]5CJaJh\@B*aJmH phsH hK@B*aJmH phsH h\h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH h\@B*aJmH phsH (hKh\5@B*aJmH phsH HFJFKFMFNFPFQFRFSFjFkFlFmFoFpFqFrFsFtFuFvFwFxFyFzFh]jh8`\U*hPphmHnHujh8`\Uh\h8`\jh%Uh%nFoFpFqFrFsFtFuFvFwFxFyFzF$a$ 21h:p8`\. A!n"n#n$n% ^ 666666666vvvvvvvvv666666>6666666666666666666666666666666666666666666666666hH6666666666666666666666666666666666666666666666666666666666666666662 0@P`p2( 0@P`p 0@P`p 0@P`p 0@P`p 0@P`p 0@P`p8XV~_HmH 8nH 8sH 8tH 8@`@ NormalCJ_HaJmH sH tH XX Ttulo 1$$@&a$6@ B*]aJmH phsH NA N Fuente de prrafo predeter.ViV 0 Tabla normal :V 44 la ,k , 0 Sin lista <@< 8`\0 Encabezado  8!HH 8`\0Encabezado CarCJaJmH sH tH B @B 8`\0 Pie de pgina  8!N!N 8`\0Pie de pgina CarCJaJmH sH tH PK![Content_Types].xmlj0Eжr(΢Iw},-j4 wP-t#bΙ{UTU^hd}㨫)*1P' ^W0)T9<l#$yi};~@(Hu* Dנz/0ǰ $ X3aZ,D0j~3߶b~i>3\`?/[G\!-Rk.sԻ..a濭?PK!֧6 _rels/.relsj0 }Q%v/C/}(h"O = C?hv=Ʌ%[xp{۵_Pѣ<1H0ORBdJE4b$q_6LR7`0̞O,En7Lib/SeеPK!kytheme/theme/themeManager.xml M @}w7c(EbˮCAǠҟ7՛K Y, e.|,H,lxɴIsQ}#Ր ֵ+!,^$j=GW)E+& 8PK!&lTRtheme/theme/theme1.xmlYMoE#F{oc'vGuرHF[xw;jf7q7J\ʯ AxgfwIFPA}H1^3tH6r=2%@3'M 5BNe tYI?C K/^|Kx=#bjmo>]F,"BFVzn^3`ե̳_wr%:ϻ[k.eNVi2],S_sjcs7f W+Ն7`g ȘJj|l(KD-ʵ dXiJ؇kZov[fDNc@M!͐,a'4Y_wp >*D8i&X\,Wxҕ=6.^ۄ Z *lJ~auԙՍj9 !bM@-U8kp0vbp!971 bn w*byx$پ,@\7R(=Q,)'KQk5qpq Qz,!_ Y4[an}`B-,#U,ђMpE`35XYd״?%1U9إ;R>QD DcNU'&LGpm^9+ugVh^n<*u7ƝSdJ9gn V.rF^*Ѕ҈}-p !:P5gyڧ!# B-;Y=ۻ,K12URWV9$l{=An;sVAP9zszH'[`ۇ@PbW<{ˆ1W+m_SsncY̕([ @}`g >V?4hf6՗t#M&ʺ6'B gks:\qN-^3;k ] =Y42&0GN|tI&MI`=DCPK! ѐ'theme/theme/_rels/themeManager.xml.relsM 0wooӺ&݈Э5 6?$Q ,.aic21h:qm@RN;d`o7gK(M&$R(.1r'JЊT8V"AȻHu}|$b{P8g/]QAsم(#L[PK-![Content_Types].xmlPK-!֧6 +_rels/.relsPK-!kytheme/theme/themeManager.xmlPK-!&lTRtheme/theme/theme1.xmlPK-! ѐ' theme/theme/_rels/themeManager.xml.relsPK] z>  ,.0247 gd} [#%w&(,-\/h0G2F79:5>BHFzF$&'()*+,./0123456789:<=>?:nFzF%-;@&(7!8@0(  B S  ?diK$N$$$)) //t5z5{55D>D>F>F>G>G>I>J>L>M>O>P>x>{>78Z'['''''M(N(x*x*++001122.5057686::L=L===D>D>F>F>G>G>I>J>L>M>O>P>x>{>LD*xx> @e OJQJo("   L%SrC8`\Pph`Kr^6]G{\D>F>@88888z>X@UnknownG*Ax Times New Roman5Symbol3. *Cx ArialA BCambria Math"1" 4p 4pnn0%>%>2QHX $P]2!xxEL KERYGMA: QUE OBRA Y QUE ESGonzaloUsuario Oh+'0   @ L Xdlt| EL KERYGMA: QUE OBRA Y QUE ESGonzaloNormalUsuario14Microsoft Office Word@L@_T@~U 4՜.+,0 hp|  p%> EL KERYGMA: QUE OBRA Y QUE ES Ttulo  !"#$%&'()*+,-./0123456789:;<=>?@ACDEFGHIKLMNOPQRSTUVWXY[\]^_`acdefghilRoot Entry F&~UnData B1TableJXWordDocument4SummaryInformation(ZDocumentSummaryInformation8bCompObj}  F+Documento de Microsoft Office Word 97-2003 MSWordDocWord.Document.89q