Nueva familia, nuevo mundo




 ¿Cómo cambiar el mundo? Cambiando la forma de vivir en la familia.
Descubra cómo ser feliz usted y los suyos

 

Con esta convicción el Autor, Álvaro Chavarría Bonilla, laico con más de 20 años de trabajar en convivencias y retiros con jóvenes de todas las edades y estratos sociales, con profesores, padres y madres de familia en todo Costa Rica, presentó su obra al Centro Nacional de Catequesis, con la intención de que desde su Editorial CENACAT le fuera publicada.

Sobrada razón para acoger su propuesta, el hecho de que el Autor, con su ministerio llega anualmente a cerca de trece mil padres y madres, y a unos nueve mil jóvenes. Ha incursionado en la radio, a través de la emisora “Radio Fides”, en la que colaboró durante cuatro años con el programa “Escuela para padres”. Su experiencia le ha permitido ayudar a muchas familias a reencontrarse con sus hijos y con Dios. En éste, su segundo libro, brinda pautas con la consigna de pasar del “planeta del rencor al planeta del amor”.

De esta manera, el libro es también distribuido desde CENACAT, por medio de los respectivos centros de distribución en cada una de las diócesis.

Presentación

Me ha motivado escribir este segundo libro, primero mi Padre Dios, pues Él me llamó a cumplir una misión (igual que lo llama a usted, querido lector o lectora).

Esa misión tiene un nombre: Amor.

Por amor venimos al mundo, el amor de Dios, y en la medida en que cumplamos nuestra misión, lograremos dar felicidad a muchos, además de realizarnos con esto como seres humanos.

El segundo motivo es usted, mi hermano lector o hermana lectora. Sí, usted que es padre, madre, educador o educadora, hijo, hija, pareja. Usted que aún no tiene claro cuál es su misión o no sabe cómo llevarla a cabo, deseo compartir mis experiencias por cerca de veinte años trabajando con jóvenes, profesores, padres y madres de familia. Tu nuevo planeta Tierra, el mundo que hemos soñado, sólo es posible si nos decidimos a cambiarlo.

No pretendo que este libro sea una obra literaria que me haga merecedor de un premio internacional o que se convierta en un best seller mundial. Sólo quiero un nuevo planeta, sin tantos divorcios, niños sin un verdadero hogar, que luego se conviertan en los jóvenes inadaptados, que terminan siendo delincuentes, y de adultos malos padres y madres solteras que repetirán los patrones heredados, un mundo donde se viva en el amor, no en el rencor, que tanto hombres como mujeres tengan la oportunidad de escoger un destino mejor, gracias a que supieron distinguir entre esos dos únicos caminos, que para muchos se convierte en algo demasiado difícil, pues el mundo se encarga de poner obstáculos, que nos parecen los mejores para lograr ser felices, tales como el consumismo (si tienes vales, sino no vales), el sexo libre, con todas sus consecuencias funestas, y los medios de comunicación, con todos los malos ejemplos: la violencia, desunión familiar, sexo, falso poder, egoísmo, etc.

Este es un libro para gente sencilla, no importa los títulos que tenga o deje de tener, personas que no crean que sus estudios los hacen superiores a los demás, sino que los conocimientos les amplíen sus deseos de ser útiles a los que no lo lograron, no importa los motivos. Exclamó Jesús: 'Padre, Señor del cielo y de la tierra, yo te alabo porque has mantenido ocultas estas cosas a los sabios y las revelaste a la gente sencilla. Sí Padre, así te pareció bien (Mateo 11, 25).

Quisiera que usted, hermano lector, pertenezca a este grupo de "sencillos", que son capaces de hacer un alto en el camino, reflexionar, cuestionarse, reconocer que se necesitan cambios y atreverse a realizarlos. Para esto se necesita tener un don muy especial, el don de la humildad, pues sólo los humildes son capaces de lograr esta gran hazaña. Este don es lógicamente un regalo de nuestro Padre Dios, pídaselo que él está deseoso de otorgárselo. ¿Lo hacemos juntos?

"Señor, a Ti que eres el dador de todo lo bueno, elevamos esta oración. Nosotros, tus hijos, reconociendo que necesitamos tu dirección, tu ayuda, recurrimos a ti, solicitándote que aumentes nuestra fe y que esa fe nos lleve a crecer en el Amor, la aceptación de nosotros mismos y la aceptación de los demás; danos el don de la humildad, para, mediante este regalo, crecer como hijos tuyos. Señor, si ayer te necesitábamos mucho, hoy te necesitamos más y mañana aún más, pues en la medida en que nos sintamos necesitados de ti, te buscaremos más y aprenderemos a confiar cada día en tu amor incondicional, amor a pesar de... Amén.

Espero que haya podido hacer esta oración conmigo adelante, que Él tiene grandes cosas para usted y su familia, vaya descubriéndolas en cada página de este libro. Que lo disfrute y lo asimile, para eso se lo ha regalado el Señor.

Álvaro Chavarría Bonilla
Autor