Menu Close

Según ustedes ¿quién soy yo?

Un día, Jesús, a quemarropa, preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?”. A lo que ellos contestaron que unos decían que era Juan Bautista, Elías o alguno de los profetas. A lo que Jesús les preguntó directamente: “Y, según ustedes, ¿quién soy yo?”. Pedro, muy resueltamente, respondió: “Tú eres el Mesías” (Mc 8,36).

Traigo este pasaje tan conocido a colación, porque sobre Jesús se dijo, se siguen diciendo y se seguirán afirmando muchas cosas, a veces las más inverosímiles y descabelladas. Es decir, de Jesús “se ha dicho de todo”, a lo largo de la historia humana y de personas creyentes, no creyentes, ateas, indiferentes. De esto tenemos libros, revistas, películas, artículos, ponencias.

Las opiniones han penetrado en todos los ámbitos: en la familia, en el trabajo, en la calle, en los centros de estudio, en fin, en todas partes. Y como decían nuestros abuelos: “el papel aguanta lo que le pongan”. Y esto sucede con Jesucristo. Desde ser proclamado como Hijo de Dios por un romano al pie de la cruz, hasta ser llamado “impostor” por los jefes religiosos judíos, poco después de su muerte Mt 27,54.62-63), las opiniones han estado en el tapete…

A raíz de la película “El Código Da Vinci”, que se ha estrenado hace algunos años y oyendo tantas cosas, he querido escribir, sin ser exhaustivo, de “todo lo que se ha dicho de Cristo”, tanto dentro como fuera de la Iglesia.